miércoles, 14 de agosto de 2013

Zoo entrañable (Carlos Alberto Débole)

Ranas

Expectantes caballos contribuyen
a esta noche de asfalto ensimismada.
Enhebrando las ranas pasa el río;
coral de monosílabos lo exalta.

Surubí

El cielo azula en el agua
tensa espera de espineles.

Por su muslo estremecido
tiznado de redondeles,
ollas se están alistando
con especias y laureles.
¡Surubí, sombra del río,
aturdido no te anzueles!

El cielo azula en el río
tensa espera de espineles

Colibrí

¿Es acaso espejismo, juego, alarde,
esta de pronto magia que nos iza
unicornio de pluma si electriza
el silencio soleado de la tarde?

Todo centra esa brasa, tanto arde,
que el ojo, su afluente, se hipnotiza.
Alrededor el mundo es de ceniza;
que la memoria en pausa lo resguarde.

Un enero de luces lo persiste...
La sombra detened pues si lo embiste
con su marea azul le dará muerte.

El aire antiguo veréis ensimismarse
y al día sin fulgores instalarse
de nuevo en su costumbre y en su suerte.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada