jueves, 15 de agosto de 2013

Poesía en el muelle 7 : Joaquín Valenzuela





Anoche mientras dormíamos cayó un barco de agua con la fuerza de cien tortugas. Hubo graznidos de gallaretas bajo pilotes y una corrida de ranas a los bajos.


Pero el río pasa porque las hojas sobre el río pasan porque las sombras sobre el río se quedan.


Los que vuelan silbando son los sueños. Y los vecinos ya flamean sus remos, es decir, gritan buen día!


De a veinte verdes los ojos y un solo marrón: el de los charcos.


Allá desayuna con su señora un hombre que lleva un poco el nombre de mi padre,


ayer conocí a un pibe que fue nieto del nombre que traigo a veces.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada